IRONMAN MALLORCA

Lo que mal empieza……
 
Pasados unas semanas me he puesto a pensar sobre lo vivido en el IM, como dice el encabezado este año no ha sido uno de los mejores, empece muy saturado y desmotivado por motivos laborales, luego cuando físicamente estaba bastante bien vino la retirada en el Ecotrimad y los otros dos medios en los que he participado no puedo decir que acabara muy contento y me resto confianza, además tengo que sumar la lesión del trocante que me hizo hasta plantearme el poder participar y para rematar las semanas previas cuando todo parecía que marchaba bien me salió una periostitis en el tibial que en un principio no di importancia y que al final me preocupaba bastante. 
Para rematar el día del IM en el sector de natación sobre los 1800 metros me picó una medusa en la cara dejándomela como un cromo y teniendo que parar en el puesto de socorro en la salida de la primera vuelta. (Muchas veces he pensado el por que de poner el cuerpo al límite y siempre buscar el mejor resultado, en ocasiones he pensado que estando bien entrenado sería una gozada hacer una competición un poco por debajo del límite y disfrutarla) pues sin premeditación previa y después de estar parado unos 3 min en el puesto de la cruz roja y por momentos pensar que tenia que retirarme  meterme de nuevo al agua a terminar la natación, cambie el chip y por mi cabeza solo entraba la idea de finalizar sin importarme nada más ya que por instantes pensé que tenía que retirarme.  Ha sido un IM diferente, en la bici fui muy por debajo de lo que tenía previsto pero sin sensación de ir parado pero cómodo en todo momento y disfrutando de la isla aunque el draffting bestial me enfadaron bastante, además el circuito era realmente duro, cuando me baje a correr podría haber corrido rápido estaba relativamente fresco pero no muy motivado y decidí junto mi compañero de equipo Richard de y ayudarle a bajar de las 11 h que nunca antes lo había logrado y he entrenado mucho con el este año, la verdad que disfrute de manera distinta pero mucho, cada vuelta chocaba la mano con mi hijo, animaba a algún conocido con el que nos cruzábamos y controlaba el tiempo para para conseguir estar por debajo de esas 11 horas, al final entramos juntos en meta en 10:58 y nos fundimos en un fuerte abrazo y que me hizo sentirme realmente bien. Acabe físicamente bien sin ningún problema de estómago y pudiendo estar con mi familia con toda normalidad y esto la verdad no se sí lo cambio por 20 o 30 minutos menos, otros años quizás sí pero este a sido un año duro y estraño.  
 
Ahora me toca reflexionar, no quiero precipitarme pero necesito un cambio de mentalidad o nuevas motivaciones, no lo se me tomare un tiempo con tranquilidad.