DE NUEVO EN IM VITORIA

De nuevo en VITORIA, el año pasado otra vez me dije que no volvería y otra vez me veo en la línea de salida,   salir de la zona de confort es lo que me motiva y me hace entrenar intensamente. Este año con cambios en los entrenamientos de la mano de Toño Fernández que me ha ayudado a perfilar aspectos y a trabajar algunas cosas que si me autoentreno es difícil evaluar uno de si mismo y  la verdad muy contento.

Este año con objetivos a corto plazo para ir buscando motivaciones cercanas, primero Cross y carreras populares luego algunos duatlones y luego ya centrado en el Campeonato de Guadalajara y Vitoria. El hacer estos estímulos la verdad me gusta mucho y hacen que no me agobie pensando todo el año en el gran objetivo.

Después de Guadalajara unos días de descanso activo para poner toda la carne en el asador con 3 semanas muy cañeras con casi 17 h/semana y haciendo buenos entrenos que he disfrutado mucho. Este año también añadiendo HIPOXIA intermitente como parte de la preparación, algo que me permite recuperar muy bien día a día y noto que me da un puntito extra. Cuidando mucho la alimentación, la suplementación y el descanso como parte del plannig.

Al ser el tercer año consecutivo que íbamos hace que mucho estrés previo de la prueba no sea tan fuerte, conocer circuitos, lugares donde dejar material, hotel etc… hace que el día previo no sea tan caótico.

Ya en material el día de la prueba amaneció lloviendo, primer bajón nada más levantarnos a las 5 AM después de una noche en la que a diferencia de los anteriores pude descansar decentemente. Desayuno lo que puedo ya que los nervios ya me bloquean un poco y a buscar los autobuses que nos llevaran a Landa, en el hotel tenemos que pedir unas bolsas de basura grandes para poder llevarlas a modo de chubasquero.   Llegando al pantano para de llover y aprovechamos a tomar un café antes de dirigirnos a la zona de boxes a hacer las últimas comprobaciones y dejar todo el material.

Poco a poco pasa el tiempo y por fin llega la salida, momento que llevaba deseando todo la semana. Me coloco bastante adelante, salgo fuerte y cojo un buen sitio y nado muy bien sin casi incidentes, la primera vuelta se me pasa volando, salgo en 31 min y bastante cómodo en los ritmos previstos, la segunda vuelta no logro coger ningún grupo bueno y hago muchos metros solo, al final salgo en 1:03 un minuto mejor que el año pasado.

Transición tranquila pero sin pausa y a por la bici, me coloco todo el material bien y voy cogiendo ritmo sin agobiarme, el ritmo previsto es 175 wnp el año pasado saque 165 , los primeros km con algo de jaleo de adelantamientos pero sobre el km 20-30 ya todo bastante estirado, hago la primera vuelta larga en 1:59 h casi 2,5 min mejor que el año pasado y con casi 177 w np y eso que voy controlándome mucho, hacia el km 100 me encuentro con una grupeta impresentable, paso unos km que no se que hacer y al final me lio y me pongo a pasar a todos, la gente va por la izquierda sin intención de adelantar y algunos a rueda descaradamente, me pego 5 km fuera de watios llegando a 270 en algunos momentos, al final me pongo primero y  hago un cambio en un repecho y por fin salgo de este autobús, la gente no tiene mucha ética y los sigo viendo en los bucles pero yo sigo a lo mío pendiente de mis watios y sin darlo más importancia, la segunda vuelta paso en 2:02 h a 174 w medios, ya voy notando la fatiga y me concentro en comer y beber, la temperatura ha ido subiendo y en esos momento ya roza los 29º y con la lluvia mañanera la humedad también es alta, la última parte se me hace dura, ya los watios no van con alegría, me cuesta mantener los 170 w y mi cabeza empieza a estar en la maratón.

 

Llegada a Vitoria con un crono de 5 minutos mejor que el año anterior y casi consiguiendo el objetivo con 173 w np para 5:02 h.

La sensaciones es de algo de dolor de tripa y un poco de deshidratación, como siempre un incógnita como funcionara el cuerpo, transición bastante rápida y empiezo a correr, primer objetivo llegar al avituallamiento del km 2 para tomar sales, plátano, agua y Coca-Cola cosa que haría en prácticamente en todos los avituallamientos, hasta el km 15 la verdad que mantenía un ritmo de 4:35/4:40 con bastante facilidad , el calor apretaba mucho, el ritmo poco a poco fue decreciendo pero en ningún momento llegue a estar superado por la carrera pero tuve que ir regulando progresivamente según pasaban los km poniéndome a 4:45-4:50 incluso 5, que sumado a las paradas de los avituallamientos el ritmos final se fuera a los 4:52 algo peor que el año anterior pero también creo que el calor fue mucho más intenso.

Los últimos km con emoción de verme tan cerca de lograr de nuevo finalizar otra vez este gran reto, manteniendo intensidad de competición en todo momento. Ahora toca descansar, resetar y disfrutar de lo conseguido

Estas son mis últimas semanas  de entrenamientos